¿Puedo tener una bonificación en las facturas trabajando desde casa?

Descubre cómo desgravar los gastos para autónomos

Aunque no sea un término técnico, si consideramos como bonificación en las facturas de autónomos la posibilidad de deducirse determinados gastos en el IVA o IRPF, la respuesta ha de ser afirmativa. En este sentido la ley de trabajadores autónomos permite que el autónomo que trabaja desde su casa pueda deducirse el 30 % de gastos de la parte proporcional de vivienda afectada según el modelo censal.

Por otro lado, es posible deducirse mayor cantidad, pero deberá ser objeto de prueba ante la AEAT, en su caso.

¿Qué gastos se puede desgravar en las facturas de los autónomos?

Pues a gastos como el IBI o la cuota de la comunidad para el IRPF. Pero también a gastos de consumo o suministro, como son electricidad, agua, Internet, teléfono, calefacción…Todas las facturas de proveedores que ayuden a la actividad del trabajador autónomo.

Bonificaciones para autónomos

Sin perjuicio de lo anterior existen bonificaciones para autónomos que so  aprovechables con independencia de que se trabaje o no desde casa, siempre que se cumplan los requisitos establecidos para ello.

Así, para los nuevos autónomos, existe una tarifa plana de 50 € por un plazo de un año- Posteriormente se aplican reducciones del 50 y 30 %.

Además existen otra serie de bonificaciones para casos particulares que pasamos a exponer, por si pudieras beneficiarte de ellas:



En caso de que personas discapacitadas (+ del 33%), víctimas del terrorismo o víctimas de violencia de género, decidan darse de alta como autónomos, podrán disfrutar de la tarifa plana de 50 € por un año o aplicar una bonificación del 80 % si deciden que su base de cotización sea superior a la mínima.

Además tendrán una bonificación del 50 % de la cuota durante 4 años.

Además existen otras bonificaciones para autónomos colaboradores, en caso de maternidad y paternidad de autónomos, para autónomos establecidos en Ceuta y Melilla y por conciliación.