¿Cuánto tarda en caducar un cheque?

Tipos de pagaré

Sí, los cheques caducan. La razón es que en virtud de la ley cambiaria y del cheque, un cheque es un efecto pagadero a la vista.

Existen una serie de plazos máximos de presentación al cobro, por lo que si el cobro se hace fuera de plazo, es posible que no existan fondos o que el banco no nos los haga efectivo.

Plazos de caducidad de un cheque bancario

Existen diferentes tipos de plazos en función de los diferentes tipos de cheque. Si se trata de cheques emitidos en España, la caducidad se produce a los 15 días desde la fecha de emisión.

En el caso de que hubiese sido emitido fuera de España, pero en Europa, el plazo para la presentación al cobro es de 20 días desde la emisión.



El plazo se incrementa hasta 60 días, en el caso de que el cheque se hubiese emitido fuera de Europa.

Computo de los días

Otra cuestión a perfilar es cómo se computan los días. En concreto, ¿se trata de días hábiles o simplemente naturales? La respuesta es que el cómputo se realiza en días naturales.

Con una excepción, en el caso de que el último día de plazo fuese inhábil, el cheque podrá presentarse al cobro el primer día hábil siguiente.

¿Qué ocurre si ya ha pasado el plazo de presentación al cobro del cheque?

Pueden ocurrir diversas cosas. Para comenzar, conviene aclarar que aunque haya caducado, el cheque no prescribe hasta los 6 meses. Por tanto, de presentarse al cobro un cheque caducado puede ser que se cobre, si ninguno de los obligados cambiarios se opone a ello. Conviene recordar en este sentido que el librador aquí es el emisor del cheque y el librado el banco. Además puede haber otros obligados como endosantes y avalistas.

En caso de un cheque caducado, el librador o emisor puede ordenar al librado o banco que no pague. Además, se pierden las acciones de regreso contra endosantes y avalistas, e incluso contra el librado (el banco), si en ese momento no hay fondos disponibles para pagar el cheque.