¿Se puede modificar una factura una vez enviada al cliente?

Factura simplificada rectificativa

Lo normal es que no hallar que modificarse una factura después de ser enviada al cliente. No obstante, si, por alguna razón, hay algún tipo de error o cambio, lo mejor para ambas partes es que, simplemente modifiquen la factura original, haciendo desaparecer cualquier registro de la factura errónea.

¿Qué pasa en el caso de que el error no se aprecia inicialmente?

Aquí nos referimos propiamente al caso en que la factura ya haya sido contabilizada por alguna de las dos partes. En este supuesto, resulta necesario realizar una factura rectificativa o de abono.

La factura rectificativa es un tipo de factura especial, debiendo constar con una numeración diferente, que reflejar que se trata precisamente de una factura que tiene por objeto real sin rectificar otra hubo otras anteriores.

Debe incluir todos los datos obligatorios de emisor y receptor de la misma forma que cualquier otra factura. Pero, además, debe reflejar que se trata de una factura rectificativa, así como hacer una referencia al número de la factura o facturas que rectificar.



Pueden identificarse las cantidades rectificadas, pero también puede indicarse la variación en las cantidades. Es importante de den cuenta que una factura rectificativas procedentes siempre que los errores hubiesen afectado a la base imponible o la cuota de IVA. Es posible corregir varias facturas en una sola siempre que se trate de facturas que se hubiesen emitido al mismo cliente. Si se ratifica en varias facturas habrán de especificarse todas aquellas que se rectifican.

Aunque una factura rectificativa no es excesivamente complicada, si cuentas con un programa de facturación y contabilidad, la emisión de factura rectificativa será mucho más sencilla.

Algunas de las situaciones más frecuentes que determinan la realización de una factura benéfica activa son:

  • Cuando existe un error de concepto.
  • El caso en que se emita una factura a cliente equivocado, o exista un error en los datos del cliente.
  • Si se emite una información relevante que debería aparecer en la factura.
  • Cuando se aplica un tipo impositivo en adecuado.