¿Cuánto debe ganar un autónomo para tener beneficios?

Beneficios tras facturar siendo autónomo

Muchas veces nos preguntamos cómo ha de ser la facturación del autónomo para tener beneficios. En este punto, debemos señalar que se deben tener en cuenta muchos aspectos. Por ejemplo, si somos nuevos autónomos, existe en España una cuota fija de 50€ al mes (la denominada tarifa plana) que nos facilita considerablemente el iniciar nuestro proyecto empresarial.

Caso hipotético de facturación del autónomo

Vamos a considerar que somos un autónomo que ya lleva varios años en activo. En este supuesto no podremos acogernos a esta tarifa plana. Esto es debido a que no cumplimos el requisito de no llevar como autónomo en los dos últimos años. También supondremos que cotizamos al régimen de autónomos por el importe mínimo.

Asimismo, imaginemos que tenemos contratada una asesoría que nos cobra al mes 50€.  Por otro lado, vamos a tener en cuenta que tenemos que usar el transporte público para visitar a nuestros clientes. Esto nos puede llevar otros 50€.

De momento, llevamos 375€ en gastos fijos.

Por ello, vemos que si no tenemos ningún otro tipo de gasto y queremos que nos queden netos 1000€ tenemos que facturar mínimo 1375. Pero claro, tenemos ahora que tener en cuenta que de cada 100€ que facturamos, 21 son de IVA. Y no sólo eso,  también tenemos que tener en cuenta el IRPF que tenemos que pagar.

Si queremos que nos queden 1000€ netos tenemos que facturar esos 1000€ más los 210€ correspondientes del IVA y los 375€ de los gastos fijos que teníamos entre viajes, la cuota de autónomo y la asesoría.



Esto nos da una cuantía aproximada de 1585€ que tendríamos que tener final de mes la facturación del autónomo que quiera llegar a 1000€ netos.

El IRPF y el IVA en la facturación del autónomo

Cuando facturamos para otra empresa ésta nos retiene el 7 o el 15% para el pago del IRPF. Debido a esto veríamos rebajado en ese tanto por ciento el importe neto que nos quedaría mensualmente. Aunque luego en la declaración de la renta del año siguiente, Hacienda nos devolvería la parte que nos hayan retenido de más.

Por otro lado, debemos tener en cuenta que el IVA aunque lo ingresemos, no nos pertenece a nosotros. Al aplicar este impuesto, nosotros mismos estamos haciendo de recaudadores para Hacienda. Además,  cada tres meses tendremos que presentar la correspondiente declaración de IVA. En ella declararemos a Hacienda tanto el IVA que hemos cobrado y el que hemos pagado por los gastos deducibles en nuestra actividad.

Eso sí,  tendremos que pagar (o Hacienda nos devolverá) la diferencia. Esto lo tenemos que tener en cuenta para que no nos creamos que podemos disponer libremente de este dinero recaudado y a la hora de la declaración nos encontremos con que no tenemos liquidez suficiente para hacer frente al pago.

En el caso que hemos planteado para desarrollar una hipotética facturación del autónomo, hemos supuesto que no hay gastos fijos. En otros negocios sí tienen estos gastos como: alquiler del local, teléfono, luz o Internet. Tampoco hemos tenido en cuenta la actividad. Algunos negocios requieren de la compra de  materia prima o mercaderías que luego venderíamos. Esto obviamente sería considerado como gasto también.

Deducciones para autónomos

En el caso de que desarrollemos nuestro domicilio fiscal sea la vivienda habitual, podremos deducir el 30% de los gastos de luz, agua y teléfono de la vivienda. Eso sí, para acceder a estas deducciones las facturas deben estar a nuestro nombre. Pero claro si difícilmente llegamos a final de mes, el que posteriormente nos devuelvan una pequeña cantidad no es mucho consuelo.

En resumen, si estás pensando en hacerte autónomo para dedicarte a tu profesión, tendrás que facturar del orden de 2000€. Esta cifra, con todo lo expuesto hasta aquí, es la mínima necesaria para que te quede un sueldo de unos 1000€, que difícilmente te darán para vivir decentemente. Esto es aproximado, ya que como hemos dicho antes, desde unos 1600€ podrías tener 1000€ netos, siempre y cuando los gastos que tengas sean mínimos.

En caso de ser nuevos autónomos tenemos la ventaja de que podremos disfrutar de la cuota de 50€ de autónomos. Esto hará que los primeros años de nuestra profesión sea un poco más llevadera. También hay que tener en cuenta que durante los dos primeros años  la cuota de IRPF será del 7% en vez del 15, por lo que mensualmente lo notaríamos.