Claves para interpretar un balance de situación

Análisis del balance de situación
Plantilla balance generalVer plantilla premium

El balance de la situación nos va a ayudar a conocer el estado patrimonial de una empresa. Esto quiere decir que vamos a entender cómo es la estructura financiera de una empresa. o lo que es lo mismo. sabremos si los recursos se están aprovechando adecuadamente.

Para interpretar un balance de situación de manera adecuada hace falta saber identificar las partes que lo componen:

  • Activo. Este está formado por los bienes tangibles (inmuebles, mobiliario, equipo, etc.) e intangibles (licencias de software), derechos (cuentas por cobrar).
  • Pasivo. Agrupa todas las obligaciones contraídas por la empresa (deudas contraídas con proveedores, instituciones bancarias, acreedores, etc.)

¿Por qué interesa realizar correctamente el balance financiero? Principalmente por tres motivos:

  • Conoceremos de primera mano la calidad de los pasivos, la solidez de los activos de baja liquidez, así como la liquidez de los activos.
  • Sabremos si nuestra empresa es solvente y podremos realizar una proyección a futuro del negocio.
  • Da información sobre la naturaleza del patrimonio y sobre la madurez de la empresa en el mercado.
Ratios financieros

Sergey Nivens || Shutterstock

Cómo analizar correctamente el balance general de la empresa

Para interpretar un balance de situación tenemos que tener en cuenta dos indicadores: liquidez y solvencia. Por liquidez se entiende la capacidad de la empresa de cumplir con las obligaciones a corto plazo. En cuanto a la solvencia, a se trata de la posibilidad de la organización empresarial de sustentar sus actividades en un periodo de tiempo más largo.



Para realizar el balance en contabilidad existen herramientas que nos ayudarán a atender una idea más aproximada sobre la situación real de la empresa y sus finanzas. Asimismo las fórmulas o ratios financieros también nos aportarán información muy valiosa acerca indicadores clave que nos permitirán visualizar el comportamiento de la empresa, e incluso compararla con la competencia. Para esto nos valdremos de varios índices:

  • Indice de liquidez. Este compara los activos circulantes respecto a los pasivos circulantes. De este modo, conoceremos la capacidad de una compañía para hacer frente a sus obligaciones con los fines que posee. El valor idóneo de esta razón financiera será diferente en función del sector al que pertenezca a la empresa. Por lo general, el ratio de liquidez suele tener un valor de 2 a 1. Esto quiere decir que la empresa tiene el doble de posesiones que obligaciones o deudas.
  • Indice “ razón ácida”. Este se utiliza porque existe una mayor dificultad en convertir el inventario en efectivo. Este índice nos va facilitar medir la liquidez sin el efecto del inventario, dejando únicamente para el cálculo: el efectivo, bancos y cuentas por cobrar. Esto lo comparamos con el pasivo circulante. La fórmula quedaría así: (Efectivo + Valores negociables + Cuentas por cobrar) /Pasivo circulante
  • Capital de trabajo. Esta fórmula compara los activos corrientes con los pasivos corrientes. Es importante conocer el capital disponible porque será la reserva líquida disponible que dispone una empresa para satisfacer los imprevistos. Por tanto, este es un ratio de solvencia que indica si una empresa a corto plazo va a ser capaz de pagar sus pasivos corrientes en el plazo previsto. La fórmula es (Efectivo + Valores negociables + Cuentas por cobrar) /Pasivo circulante
  • Ratio circulante. Este mide los activos actuales de una organización frente a sus pasivos corrientes. Este indicador nos ayuda a determinar si la empresa puede pagar sus pasivos a corto plazo en caso de emergencia, liquidando sus activos actuales. La fórmula para calcular ratio es: Activo corriente / pasivo circulante
  • Tasa efectiva. Este coeficiente se calcula dividiendo el efectivo y valores negociables a corto plazo entre los pasivos corrientes. Los primeros representan los activos más líquidos de la empresa. Se entiende por valores negociables a los activos altamente líquidos a corto plazo (acciones, bonos y acciones negociables públicamente). Su fórmula es la siguiente (Equivalentes de efectivo + valores negociables) / Pasivo circulante.

El balance de situación, o balance de sumas y saldos, es un documento que forma parte de las cuentas anuales de la empresa y es de carácter obligatorio su realización. En el documento aparecen ordenadas todas las cuentas de la empresa y se analiza para saber el estado económico por el que atraviesa la compañía. El análisis del balance de situación se realiza principalmente para saber cómo se encuentra la estructura de costes y la rentabilidad de la actividad que ejerce. Podemos realizar dicho análisis a través de diferentes herramientas contables, pero destacamos el uso de la plantilla para el análisis del balance, que incluye los principales ratios financieros.

Otra razones financieras a tener en cuenta son: a rotación de inventario, rotación de cuentas por cobrar y rotación de activos totales.

Plantilla balance general

Plantilla Análisis de Balance de Situación

Os presentamos la plantilla empresarial con la que hacer el análisis financiero de la empresa, podrás analizar el balance de situación y tomar las medidas necesarias para el negocio. Sigue el esquema del balance marcado por el Plan General de Contabilidad, incluyendo todas las cuentas contables. Al introducir los datos obtendremos diferentes análisis contables como es el vertical y el horizontal. Así como el cálculo de los principales ratios financieros para conocer la liquidez, endeudamiento y rentabilidad. Incluye un dashboard de gráficos para visualizar la situación patrimonial de la empresa, esta plantilla actúa como una fotografía contable del negocio. Además, dispone de dos informes contables listos para ser impresos.Saber más

51,91$ 28,72$Añadir al carrito