Cuándo utilizar un pagaré

Beneficios de los pagarés

El pagaré es un título por el que una persona se compromete a pagar a una cierta cantidad de dinero a otro individuo en una plazo concreto. Si se trata de un documento utilizado en un trato mercantil el pagaré tiene carácter similar al de una letra de cambio según el Banco de España.

Es importante saber que el pagaré no es un método de pago sino una promesa de pago. Esto quiere decir que no es como los cheques que buscan sustituir al dinero en efectivo. Al tratarse de una promesa genera dudas e incertidumbres, ya que no es dinero como tal. Sin embargo, si las partes del pagaré se cumplen es un documento financiero con validez legal.

Ventajas de los pagarés

El emisor del pagaré  obtiene cierta ventaja al contar con un tiempo extra para el pago de la deuda. De este modo emitir un pagaré supone hacer una promesa de pago y hasta que no pase el tiempo determinado no es necesario desembolsar la cantidad de dinero estipulada.Por este motivo el principal beneficio para el emisor del pagaré es el privilegio de plazo y financiación. Gracias a este documento financiero se pueden realizar ventas antes de pagar a los proveedores, así consigue el dinero necesario para pagar la deuda.

Para el tomador del pagaré la ventaja principal de este documento es tener la certeza de cobro a una fecha determinada. Es posible que el librador adelante el pago de la venta o servicio realizado, de este modo el pago del dinero se realizaría antes de la fecha prevista. Si por contra el pago se retrasa y no llega en el momento estipulado estamos ante un incumplimiento del pagaré.



Otra ventaja del uso del pagaré es que es un contrato jurídico vinculante. Esto quiere decir que la promesa de pago es vinculante y el emisor del pagaré está obligado por ley  pagar la cantidad estipulada. En caso de que no se cumpla con los términos acordado el juez dictaminará a favor del prestatario.

El pagaré puede ser descontado o endosado. Esto quiere decir que antes de la fecha de vencimiento se permite descontar la cantidad por una entidad bancaria. De este modo el banco ofrece liquidez a cambio de un porcentaje en concepto de gastos e intereses.

El pagaré solo se emite si las dos partes implicadas están de acuerdo, de este modo el librador del pagaré informará al beneficiario que previamente al pago de la deuda se realizará la emisión de un pagaré con la promesa de pago a una fecha concreta. Si es una relación comercial consolidada en el tiempo es un documento muy útil y por este motivo entre empresas y autónomos se utiliza frecuentemente. Si la relación comercial es nueva o se desconoce si el librador tiene fondos puede generar ciertas dudas. Para ello es aconsejable utilizar un tipo de pagaré conformado donde el banco certifica la cantidad de fondos.