¿Por qué usar el capital riesgo como método de financiación empresarial?

Capital riesgo como financiación

Cualquier tipo de proyecto empresarial o de creación de una empresa va a suponer una serie de gastos a los que le hemos de hacer frente. Posiblemente no dispongamos de la cuantía necesaria para arrancar, por lo que tenemos que recurrir a la financiación empresarial. No hay un único modo de financiar un proyecto, sino que existen varias modalidades, entre ellas el capital riesgo.

Qué es el capital riesgo

Como ya puedes intuir, el capital riesgo es un instrumento financiero en la que una empresa de capital riesgo participa de manera temporal y minoritaria en el capital social de nuestro proyecto empresarial. Esto quiere decir que esta entidad va a poner a nuestra disposición recursos económicos y se convertirá en nuestro socio-accionista de nuestra empresa. Por tanto, participará tanto los riesgos como en los resultados de nuestro proyecto empresario.

No debemos caer en un error de confundir el capital riesgo con el endeudamiento bancario tradicional. El préstamo implica la devolución del dinero prestado, junto con un interés, independientemente de los resultados obtenidos con nuestra empresa. Es decir, en el supuesto de un fracaso empresarial deberemos seguir pagando al banco.



Por el contrario, en una financiación de tipo capital riesgo, existe una entrada de una cuantía económica a cambio de una participación en el comité de empresa. Aquí la rentabilidad y reembolso de los recursos que presta la entidad financiera dependerá de la rentabilidad del éxito del proyecto empresarial.

Normalmente este tipo de fórmula se suele utilizar cuando la empresa necesita sumas elevadas de dinero para su expansión, siempre y cuando existan muchas opciones de crecimiento. En este caso, estaríamos hablando de una aportación denominada private equity o capital crecimiento.

No obstante, existen otros motivos para utilizar el capital riesgo como cuando se va a iniciar un negocio. Aquí estaríamos hablando de venture capital o capital semilla. Este tipo de financiación está más orientado a start-ups y emprendedores.

Oportunidades y riesgos del capital riesgo

Como todo tipo de financiación existen pros y contras de utilizar el capital riesgo.

Beneficios en capital riesgo

  • Acceso a financiación que a veces es difícil o imposible de obtener por otros medios.
  • Se elimina la preocupación de tener que hacer frente a una deuda, en el supuesto de que la empresa fracase.
  • Es un claro impulso para el desarrollo del proyecto, ya que también contaremos con recursos, relaciones, asesoramiento, etc.
  • Aporta una buena imagen a la empresa de creación y a la nueva imagen de marca.
  • Contribuye a ayudar a la economía del entorno. Esto es debido a que gracias al nuevo proyecto empresarial se generará más empleo, más impuestos, más competitividad, etc.

Inconvenientes del capital de riesgo

  • La entrada de un nuevo socio la empresa. Este socio es el inversor. Esto significa que en el impulsor de la idea empresarial pierde autonomía y poder de decisión. Aunque por lo general, a este tipo de inversores no le suelen interesar los pormenores de diarios de la empresa. En lo que sí se fijará será en las decisiones que tienen que ver con el plan estratégico.
  • Para un inversor es más importante de los beneficios a medio plazo, por lo que quizá la visión del emprendedor y sus valores que en un poco en entredicho.
  • Otro problema del capital riesgo puede darse en el reparto de los beneficios. Puede no estar de acuerdo el inversor con la valoración de las participaciones.
  • Por último, a la hora de recuperar la parte del capital social que corresponde al inversor, puede darse el caso de que no podamos hacer frente a dicha compra. Como consecuencia, podría perderse del control sobre decisión de la entrada de nuevos socios o se tendría que recurrir a la venta de la empresa en su totalidad.
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No