Técnicas para mejorar la productividad en la empresa

Técnicas de productividad

La productividad laboral de una empresa es la relación que existe entre el valor de los productos producidos, o de los servicios realizados y los recursos necesarios para conseguirlos. Dentro de estos recursos, encontramos desde el precio de las materias primas, hasta el coste de los suministros de electricidad o agua entre otros, sin olvidar el coste de la mano de obra.



De aquí se puede deducir que el mejorar la productividad laboral es uno de los retos más importantes que tiene cualquier empresa, y que si se logra lleva a que se sea más rentable para los accionistas o inversores, garantizando así que se pueda expandir y durar en el tiempo.

11 consejos para mejorar la productividad laboral

Aunque existen multitud de consejos que se pueden dar para mejorar dicha productividad laboral, nosotros vamos a dar once consejos que creemos que son los más importantes. Si aplicas estos consejos mejorará el ambiente y la productividad laboral.

  1. Crear procedimientos de trabajo que permitan una correcta gestión del tiempo, además de señalar objetivos o metas diarias.
  2. Priorizar tareas, esto es, realizar lo primero las tareas más importantes. Por ejemplo, con la matriz de Covey es posible gestionar el tiempo sabiendo qué tareas son importantes y urgentes.
  3. Realizar durante las primeras horas de la jornada laboral las tareas más complicadas.
  4. Centrarse en un trabajo y no pasar al siguiente hasta no haber terminado el que se está haciendo.
  5. Formar a los empleados. Si formamos a los trabajadores de forma continua nos aseguraremos de que estén preparados ante nuevas tecnologías y de que sean capaces de resolver los problemas que puedan surgir de la forma más eficaz, aumentando con ello la productividad.
  6. Modernizarse constantemente con las nuevas tecnologías. Esto nos permitirá producir más y con mejor calidad que si empleamos tecnología desfasada. Esto también se puede aplicar a las empresas de servicios, ya que si los empleados cuentan por ejemplo con las últimas tecnologías de comunicación dedicarán menos tiempo a la búsqueda de información o a tratar con los clientes, que si tendrían que buscar la información en una biblioteca o viajar para tratar con los clientes directamente.
  7. Hacer descansos periódicos. A pesar de la creencia generalizada de que los descansos del personal son pérdidas de tiempo, estos suponen que los empleados despejan la mente y luego pueden estar más concentrados en las tareas que si no los tuviesen, dando lugar a una mejora de la productividad.
  8. Delegar. El gerente o la junta directiva no pueden encargarse ellos mismos de todo, por lo que hay que delegar funciones en los empleados. Hay que delegar cada vez en la persona más adecuada para la actividad que se vaya a realizar.
  9. Dividir los grandes proyectos en partes. En la gestión de proyectos se recomienda dividirlo en partes o hitos, si intentamos coger un gran proyecto en su conjunto nos podemos perder en la complejidad de las tareas que hay que realizar, pero si lo dividimos en partes más pequeñas, nos concentraremos mejor en esas partes haciendo que se realicen en menos tiempo. Al sumar los resultados de las partes pequeñas veremos que el gran proyecto se ha resuelto de forma mucho más sencilla que abarcándolo en su conjunto.
  10. Hay que aprender a gestionar de forma adecuada las comunicaciones, tanto internas como externas, para garantizar en todo momento que dichas comunicaciones se produzcan de la mejor forma posible.
  11. Motivar a los trabajadores. Normalmente se tiende sólo a castigar las malas conductas de los trabajadores, pero también es conveniente reconocer y hasta recompensar a los trabajadores por su buen desempeño, ya que un trabajador que se siente reconocido es un trabajador que aumenta su productividad.

Como podemos ver para aumentar la productividad laboral de nuestra empresa, tenemos que dejar de lado estereotipos muy extendidos como pueden ser los recortes salariales, el continuar con maquinaria obsoleta hasta que ya no da más de sí, o el mirar a los trabajadores con desdén. Si superamos esto, conseguiremos mejorar la productividad laboral de nuestra empresa.

Calcular la productividad laboral

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No