¿Cuáles son los tipos de interés que debemos tener en cuenta en contabilidad?

cuales son tipos interes contabilidad

¿Has solicitado un préstamo para tu negocio o tienes un capital puesto en un depósito? ¿Sabías que tienes que reflejar los tipos de interés en tu contabilidad? Por ley, es obligatorio anotar todos los gastos e ingresos de la compañía en los libros correspondientes. Aquí también tendremos que reflejar los tipos de interés de aquellos préstamos solicitados y los rendimientos. Es decir, contabilizaremos la cantidad a abonar durante un tiempo determinado. Pero también el rendimiento si tenemos alguna cantidad en depósito o plazo fijo.

No existe un único tipo de interés. Por eso, es importante cuando vamos a conocer el tipo de interés que se nos va aplicar. A continuación veremos los distintos tipos de interés que pueden aplicarse:

Interés fijo y variable

En el periodo que dura un préstamo, el tipo puede permanecer fijo o puede variar en función de las condiciones pactadas con el banco o caja. Aunque también podemos combinar el interés fijo con el variable en determinados periodo del préstamo.

Cabe destacar que el tipo de interés fijo no va a cambiar con la tasa interés del mercado, por lo cual no nos beneficiaríamos si este baja. Para su cálculo se promedian las tasas de interés de los meses anteriores.

En cuanto al variable, el banco revisará la cantidad en los plazos establecidos y su plazo de amortización suele ser más extenso que el de interés fijo.

Interés simple

Son aquellos cuya liquidación se realiza al final del periodo acordado. Es decir el pago de los intereses se realizaría al final de cada año o en el plazo que se haya determinado.



Ver más: Ratios de liquidez ¿cuáles son y cómo se calculan?

Interés compuesto

Son los intereses que se van acumulando al capital inicial hasta alcanzar el fin del acuerdo. Esto suele darse cuando el dinero a depósito. En este caso, el banco nos va dando un porcentaje que se sumará al capital inicial al final de cada año. Así sería hasta llegar a la fecha que se haya acordado para la finalización de dicho depósito.

Nominal

Aquí es cuando coinciden el tiempo previsto para el cálculo y la liquidación de intereses con el tipo de interés. Así al 6% anual, una operación de 1.000 euros de principal al con cálculo y liquidación anual de intereses tiene unos intereses de 60 euros a pagar/percibir. Según si es préstamo o depósito.

Efectivo

Es cuando el tiempo empleado en el cálculo no coincide con el periodo de liquidación de intereses. Para conocer la rentabilidad o el coste se deberá computar el interés de un activo o pasivo financiero, incluyendo amortizaciones, costes, intereses implícitos, explícitos y escalonados.

Caso de descubiertos

A veces las empresas necesitan dinero para pagar a un proveedor pero no hay dinero suficiente en la cuenta. Esta falta de saldo no impide el pago, pero el banco fijará un tipo de interés para descubiertos. Esto es la cuota a pagar cuando se producen esas retiradas de dinero, dejando a deber al banco. Este interés tiene un porcentaje máximo fijado por el Banco de España.

Cómo calcular los intereses de demora en las facturas impagadas

Pero ¿qué se entiende por tipo de interés?

El interés o también llamado tipo de interés es lo que vamos a pagar “de más” por solicitar un préstamo o las ganancias que va suponer el tener una suma de dinero que hayamos depositado en una entidad bancaria. En ambos casos se establecen una serie de condiciones.

Normalmente se expresa en porcentaje, tanto la cantidad a abonar por el capital abonado por un banco o caja como la que nos rendirá ese dinero que hemos depositado. Así, supongamos que nos han prestado 1.000 euros con un interés de 7% al año. Esto implica que deberemos pagar 7 euros de cada 100 prestados. Esto supone un total de 70 euros durante el primer año.

Te puede interesar: Diferencias entre los préstamos y los créditos para empresas

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No