Diferencias entre los préstamos y créditos para empresas

Diferencia entre crédito o préstamo

Si buscamos financiación para nuestra empresa, es necesario conocer todas las oportunidades y características de lo que podemos hallar en el mercado financiero. Porque podemos encontrar diferencias entre lo qué es un préstamo o el crédito para nuestro negocio.

¿Son lo mismo los préstamos y los créditos para empresas?

Vamos a empezar identificando y analizando en lo que consiste cada uno de ellos, para que de esta forma elijamos lo más conveniente para revitalizar nuestro negocio o ponernos al día en pagos a proveedores.

Aunque la diferencia más relevante entre préstamo y crédito para el cliente no es otra cosa que con el préstamo accedes a todo el montante del mismo. Sin embargo, el crédito lo puedes ir usando según las necesidades que tengamos. Esto determina de alguna forma los intereses que se van a ir pagando por la disposición de ese efectivo.

Qué es un préstamo

No es otra cosa que una operación financiera entre la entidad bancaria o financiera y la empresa. De forma que, una vez solicitado y aprobado, podemos disponer de todo el dinero. Generalmente, este tipo de efectivo lo destinamos a una compra importante, bien en la compra de bienes inmuebles (locales comerciales, terrenos para edificar, etc.) o en adquisición de nueva maquinaria o la renovación de la misma.

Otra diferencia es la forma de ir devolviendo el préstamo al prestamista, podemos escoger pagar en cuotas el capital e intereses o, lo que es más común, ir devolviendo el capital a través de cuotas mensuales. De forma que una vez amortizado el capital junto a los intereses, la operación ha concluido.

El tiempo en devolver el capital solicitado, es pactado a la hora de firmar el mismo. Así, sabremos cuándo empieza y cuándo deberemos haber terminado de devolver tanto el capital solicitado como los intereses pactados. Por regla general el tiempo que se tarda en pagar el préstamo es superior. Se estima en varios años, por lo que los intereses siempre serán superiores.

Cómo pedir microcréditos para empresas

REDPIXEL.PL || Shutterstock

Que es un crédito

Como el préstamo, el crédito es otra operación financiera en la que la entidad financiera nos pone a disposición una cantidad de dinero, de la cual podemos ir haciendo uso conforme nos haga falta, hasta el máximo contratado.



Como vemos, el dinero lo vamos a ir usando conforme lo vayamos necesitando, así que el pago del capital será en función de lo dispuesto, aunque los intereses varían respecto al préstamo.

Por un lado, iremos pagando intereses por el capital dispuesto y a la misma vez por el capital disponible pero no dispuesto, pero del que no hemos hecho uso aún. Este dinero, nos lo puede ir proporcionando la entidad financiera bien mensual, trimestral, semestral o según se lo vayamos solicitando. Aunque según vamos devolviendo el dinero, podremos ir disponiendo de más. De esta manera, y aunque el pago de intereses sigue existiendo, podremos disponer de efectivo.

Otra particularidad de la financiación mediante crédito bancario es que al finalizar el pago del crédito podremos renovarlo o ampliarlo. Así, siempre podremos contar con ese efectivo que de manera urgente, según necesitemos.

El objetivo del crédito no es otro que hacer frente a gastos o pagos inesperados, como pueden ser impuestos o bien facturas o anticipos a proveedores para conseguir mayores descuentos.

En los tiempos que corren, y gracias a las nuevas tecnologías, este tipo de créditos se están solicitando cada vez más, ya que el proceso online agiliza y simplifica el papeleo del mismo. Además existe una modalidad de microcréditos rápidos para empresas que se consiguen en tiempo récord.

¿Qué es mejor los créditos o los préstamos? Es importante que analicemos el mercado financiero para encontrar el que mejor se ajuste a nuestras necesidades. Aunque, como vemos, el préstamo y el crédito pueden parecer iguales, en realidad son dos productos financieros completamente diferentes. Para ambos, deberemos cumplir unos requisitos y entregar una documentación y en algunos casos avales. Si no disponemos de ellos es preferible utilizar la financiación sin avales, para obtener el capital que necesitamos sin problemas.