¿Por qué usar las pólizas de crédito para financiar la empresa?

Motivos para usar pólizas de crédito

Hoy día tenemos en el mercado financiero muchos productos que están orientados a PYMES y autónomos. Su finalidad es, como su propio nombre indica, ayudar a la financiación de la empresa o de un proyecto empresarial que vayamos a poner en marcha y para el cual necesitamos liquidez.

Qué son las pólizas de crédito

La póliza de crédito es uno de esos productos que podemos encontrar y de los más extendidos entre las empresas. Aunque como veremos, es del que peor uso se hace. Podemos definir las pólizas de crédito como una de las fórmulas financieras más intuitivas que existen. Lo que mejor define a la póliza de crédito es que es lo más contrario a una cuenta corriente.



Esta descripción de la póliza de crédito significa que nos permite disponer del crédito e ir amortizándolo en función de nuestras necesidades diarias. En el supuesto que nos pasemos de los límites establecidos, se aplicarán unos intereses de descubierto muy superiores al tipo de interés que tengamos pactado. Cuando vinculamos la póliza de crédito a una cuenta corriente, ésta mostrará el saldo como deudor. Es decir, tendremos un saldo negativo a favor de la entidad financiera, por el límite que la póliza de crédito esté concedida.

Componentes de una póliza de crédito

Estos son los términos con los que nos tenemos que familiarizar cuando hablamos de póliza de crédito, así como las comisiones que hay que negociar.

  • Capital máximo disponible. Es la cantidad máxima del préstamo de que podemos disponer en la póliza de crédito.
  • El vencimiento. Como es normal, también tienen una duración determinada. Normalmente son de carácter anual. Aunque según las condiciones que hayamos pactado, pueden tener una mayor duración.
  • Los tipos de interés y las comisiones que se les aplican. Como producto de financiación empresarial, vamos a encontrar diferentes tipos de costes por comisiones o intereses.
    • Comisión por apertura. Por regla general esta suele ser de entre el 0,25 y el 2%  del total solicitado. Es conveniente pactar su renovación. De esta forma, evitamos comisiones de apertura cuando llega el vencimiento. Aunque en la práctica, las entidades financieras no lo suelen hacer. Precisamente para eso, para poder cobrar de nuevo la comisión por apertura.
    • Comisión de disponibilidad. También es un porcentaje de la cantidad disponible en el momento de liquidar intereses, normalmente entre el 0,1% sobre la póliza de crédito, aunque también puede ser el 0,1% sobre el capital no dispuesto de dicha póliza. También nos vamos a encontrar con los intereses por saldo dispuesto, que no es otro que el interés por el saldo medio dispuesto; el interés por saldo no dispuesto, si, en algunas pólizas de crédito se aplica este tipo de interés por el saldo no dispuesto a la hora de calcular los intereses del periodo de liquidación. Y el mas caro de todos, el interés de excedido: consiste en que si nos pasamos del limite pactado hay que pagar sobre esa cantidad que nos hemos excedido.
    • También nos vamos a encontrar con las comisiones de estudio. En referencia a la comisión de estudio, y en el caso de que ya existan con esa entidad financiera solicitados otros productos financieros como el leasing o descuento de efectos, debemos intentar que no nos  cobren de nuevo dicha comisión.
    • Otras comisiones son : comisión por reclamación de recibo vencido, comisión por cancelación anticipada y comisión mayor saldo excedido del trimestre.

Beneficios de usar las pólizas de crédito

¿Por qué usar las pólizas de crédito en la empresa? ¿Siguen siendo un buen producto financiero? Encontramos diferentes motivos para usar las pólizas de crédito como fuente de financiación empresarial:

  • Para financiar adquisición de activos fijos. Dicho de una manera más sencilla, este tipo de financiación se adapta a las necesidades que tengamos.
  • Hacer frente a liquidez de tesorería, para hacer frente al tiempo que pasa entre el cobro de tus clientes que puede ser superior al pago a tus proveedores, de forma que crearía un flujo negativo en el crecimiento de la empresa.
  • Su renovación es anual,  pero los préstamos no se pueden renovar.
  • Es más ventajoso utilizar este tipo de financiación cuando sirve para cubrir necesidades muy puntuales en tesorería o para pagar impuestos, mientras finaliza el cobro a los clientes, como puede ser el Impuesto sobre Sociedades o el IVA.

Ahora que ya sabes qué son las pólizas de seguro y los beneficios que tienen ¿vas a utilizarlas?