¿Cuándo se utiliza la nota de remisión?

Qué es la nota de remisión

Una nota de remisión es un documento financiero que usamos cuando existe una relación de compra entre dos partes, proveedor y cliente, y la emitiremos cuando llegado el momento una de las partes entrega en tiempo y forma a la otra los artículos o productos acordados.

Qué es la nota de remisión

Es importante que destaquemos que la nota de remisión no tiene el valor de una factura, pero si podemos decir que es un comprobante de que los artículos han sido entregados por la primera parte a la segunda. Dicho de otro modo, es un documento que sirve para verificar que unos determinados artículos han sido entregados, por lo que no tiene ningún valor fiscal.

De hecho, solo tendrá validez cuando una de las partes, la que recibe, firme dicha nota de remisión como conformidad de que ha recibido los artículos o mercancías compradas. Las dos partes han de conservar una copia de la misma nota de remisión.

Para que la nota de remisión tenga valor legal, ha de llevar algunos datos claves acerca de dichos artículos.

Principalmente el nombre de la empresa que entrega dichos artículos o productos que además es la que los ha vendido, por lo que es la parte acreedora, el lugar donde se hace la entrega (calle, código postal, ciudad, estado, país, etc.) la fecha ha de ir completa (el día, mes y año) en la que se efectúa la entrega y por otro lado los datos de la otra parte, la que recibe los artículos (que pasa a ser la parte compradora o la parte deudora si es que aún no han sido abonados las mercancías o artículos).



El siguiente punto es una descripción de los productos que se han vendido y se están entregando en ese acto, especificando la cantidad de los mismos, descripción de dichos artículos, de tal forma que el comprador pueda, luego, realizar la comprobación de que dicha nota de remisión corresponde con lo que ha recibido.

Si el pago se ha efectuado in situ,  se especificará (se puede poner el sello de pagado, aunque no es imprescindible). Aunque también puede hacerse por transferencia o cargo en cuenta,  si eso ha sido lo acordado por ambas partes.

Etimología

Es interesante destacar la etimología de esta frase que proviene del latín.

Nota: deriva de notae cuyo significado es señal o marca. Esta palabra es el participio pasado del verbo nosco, noscis, novi, notum que significa saber, conocer.

De: proviene de idéntica preposición que indica un punto de inicio o separación.

Remisión: proviene de remissio, remissionis, cuyo concepto es retroceso o bien la perdida de intensidad de un proceso. Esta palabra está formada por el prefijo re- que nos indica hacia atrás. Misio, compuesto por mis- proveniente del verbo mitto, mittis, mittere (enviar mandar). El sufijo -sion que proviene del latino -tion que indica acción y efecto.

Usos de la nota de remisión

Como ya hemos comentado al inicio de este artículo una nota de remisión es un documento mercantil. Este se emplea cuando hay una relación de compra entre dos partes (proveedor y cliente). Se emite cuando se ha producido una entrega de los productos o artículos al cliente. Pero, ¿qué finalidad tiene?

Para el cliente

Si el cliente observa que lo que recibe no es lo que se acordó, es imprescindible que quede reflejado en dicha nota de remisión. Podrá reclamar el abono o el reemplazo de dichos materiales. La nota de remisión ha de ir por duplicado, una para él y otra para el proveedor.

La nota de remisión también tiene otra finalidad. Esta consiste en servirle al comprador para comprobar que los productos que ha encargado en ese documento le son entregados con total satisfacción. También controlará que los productos entregados se encuentren reflejados en la factura final.

Para el proveedor o vendedor

De la otra parte,  para el vendedor también es útil la copia de la nota de remisión firmada por el comprador. De este modo, puede controlar que el cliente ha recibido lo acordado. Así, podrá emitir factura y entregar al cliente.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No