Guía para declarar las ganancias obtenidas en la bolsa

Cómo tributa las acciones de la bolsa

Llega el día en el que tenemos que ponernos a hacer la declaración de la renta y queremos tener todas nuestras cuentas al día, pero nos salta la duda: ¿cuál es la tributación de los beneficios por bolsa?

Esta tarea, cada año nos puede resultar una aventura o una pesadilla, según se mire. Porque nos tendremos que poner a repasar toda la documentación al respecto, y sin contar con los cambios fiscales que hace Hacienda cada cierto tiempo y algunas veces a última hora. Pero hoy vamos a repasar los puntos claves para declarar los beneficios obtenidos en la bolsa.

Cómo tributan las acciones en bolsa

A continuación, repasaremos los tipos de ganancias que podemos obtener en bolsa y cuales están gravados con impuestos.

Compraventa de acciones

Cuando vendemos una acción por un precio mayor por el que pagamos cuando la compramos se produce una ganancia patrimonial. Una vez descontados los gastos que se generan en la compraventa. Es sobre lo que se calcula lo que Hacienda va a recaudar en concepto de IRPF.

Según refleja el Art. 33.1 de la Ley del IRPF, una de las causas de que se produzca una ganancia o pérdida patrimonial es la existencia de una alteración en la composición del patrimonio del contribuyente que se produzca por transmisiones onerosas de bienes entre las que se encuentran las acciones.

Tenemos que aclarar que solo tributaremos a Hacienda cuando se haya generado beneficios económicos. Es decir, si hemos sufrido pérdidas por la venta de la acción por un precio menor al que la compramos, no se aplicara ningún tipo de impuestos. Pero podremos ir aplicando compensaciones con el resto de beneficios de forma que si hemos comprado acciones y las vendimos por un precio menor podremos compensar esas pérdidas con otros beneficios. Solo tendremos que sumar todas las acciones de un mismo periodo. De esta forma, podremos compensar ganancias con pérdidas obtenidas de otras.



Las ganancias o pérdidas patrimoniales que tengamos por venta de acciones están dentro de la Base Imponible del ahorro. Si por ejemplo vendiésemos todas las acciones de la empresa, veremos si hay beneficio o pérdida, ya que conocemos el valor de compra y el de venta más los gastos. Por tanto, es fácil saberlo.

Pero podemos encontrarnos con que solo se venden parte de las acciones. En este caso aplicaremos el criterio contable denominado FIFO (First In, First Out) que como su nombre indica implica que sea lo primero que se compró, lo primero que vendamos.

Cobro en metálico de dividendos

Es otra de las fuentes de ingresos por inversiones en bolsa es el reparto de dividendos. Si estos se cobran en metálico Hacienda los considera rentas de ahorro por lo que también se consideran que están sujetas el impuesto del IRPF.

Cobro de dividendos en forma de acciones

Muchas veces el reparto de dividendos no se produce en forma de efectivo, vamos en dinero contante y sonante, si no en forma de acciones: a esto se le conoce como scrip dividend. Este es el caso que no está sujeto a ningún impuesto mientras que el titular no decida vender y se quede con las acciones. En la futura venta de esas acciones, el beneficio neto que se genere sí va a contar como base imponible a la que le calcularemos el impuesto, pero hasta que no llegue ese momento, no.

Cuándo declararemos las ganancias en bolsa

Los beneficios por compraventa de acciones que se consideren como beneficios patrimoniales y los ingresos por cobro de dividendos en metálico, que como hemos visto se consideran rentas del ahorro, debemos incluirlas en la declaración de la renta.

Las ganancias obtenidas en la bolsa se sumarán al resto de ingresos que hayamos tenido y que afecten al patrimonio, por ejemplo se declara igual que los ingresos obtenidos por criptomonedas o lo ingresos obtenidos en el juego.

La casilla exacta donde introducir estos datos económicos puede variar todos los años, ya que la Agencia Tributaria hace cambios todos los años con el denominado Programa PADRE, que nos realizará el cálculo del IRPF y generará la declaración que deberemos entregar a Hacienda.