Pagaré de empresa

Tipos de pagaré

El pagaré se utiliza como promesa de pago, se establece una fecha de vencimiento a partir de la cual se puede hacer efectivo el cobro de la cantidad estipulada. A diferencia del cheque hasta la fecha pactada no se puede hacer efectivo el cobro ya que no es un método de pago en sí.

Algunas empresas utilizan el pagaré como un método de inversión. Se trataría de un instrumento de inversión atípico que se utiliza emitiendo una cierta cantidad de pagarés a un precio fijado, con una fecha concreta de vencimiento y una rentabilidad pactada.

De este modo el pagaré de empresa sería un producto financiero que ofrece alta rentabilidad pero con un mayor riesgo financiero para el inversor. Cuando la fecha de vencimiento llega se puede hacer efectivo directamente en el banco.

El pagaré como instrumento de financiación

El pagaré empleado como elemento de financiación sería parecido a los bonos pero con la diferencia de que son emitidos por empresas privadas. Los pagarés en sí no tienen rentabilidad propia como ocurre con los bonos, es debido al uso que se les da.



Para entender porqué podemos obtener beneficio del pagaré es necesario entender qué es un pagaré. Se trata de un documento donde hay un compromiso por parte del emisor del pagaré a pagar al beneficiario (inversor en este caso), el pagaré se pagará a un valor nominal superior al de compra. Por este motivo, la rentabilidad la conseguimos con la diferencia entre el valor nominal y el precio de la compra real. Por ello este tipo de pagaré se emite un con valor previamente señalado, con una rentabilidad estipulada y un vencimiento marcado de obligatorio cumplimiento.

Las características de los pagarés de empresa son:

  • La rentabilidad de los pagarés de empresa es elevado porque existe un riesgo mayor que en el caso de los bonos. La posibilidad de quiebra de una empresa es real y hay que tenerlo en cuenta.
  • El pagaré suele tener un vencimiento a corto plazo, menor que el año. Se trata de un instrumento de inversión interesante para los inversiones que quieren obtener beneficios en corto tiempo.
  • La solvencia de la empresa determina el riesgo de inversión. Si estamos ante una empresa con una situación financiera compleja para poder atraer inversores habrá altas inversiones. A mayor rentabilidad el riesgo que corremos es mayor.

Invertir en pagarés puede suponer un riesgo por ello para transmitir calma y seguridad también existe la figura del avalista. Además de la propia empresa en algunos casos existe el valista que puede ser otra compañía. Se trata de una figura que se responsabiliza del pago del pagaré.

Es muy importante entender que los pagarés tienen vinculación legal siempre que se cumplan las características que marca la ley. Si una de las partes del pagaré no es correcta estaremos antes un pagaré nulo y si hay impago por parte del librador no podremos reclamarlo. Por este motivo es importante contar con una plantilla para descarga que te ahorren tiempo al tener que rellenar solo los campos.