¿Por qué es recomendable cobrar parte del sueldo en especie?

Retribución en especie para el empleado

¿Has oído hablar del sueldo en especie? ¿Y del concepto retribución flexible? Es una práctica muy popular entre las grandes empresas que consiste en pagar a los trabajadores una parte de su nómina en especie. De este modo el empleado cobra parte de su salario en dinero y la otra parte en especie con servicios o bienes que necesita y desea. Vamos a ver en profundidad qué es la retribución flexible y por qué es una práctica recomendada para los trabajadores.

¿Qué es la retribución en especie?

La retribución en especie consiste en ofrecer al empleado como parte del sueldo una serie de bienes o servicios para su uso particular. El valor de los servicios o bienes debe comprender hasta el 30% del sueldo del trabajador, ya que no está permitido que un empleado cobre el 100% de su sueldo en especie. Algunas empresas ofrecen a sus empleados la opción de escoger el porcentaje que recibirá en dinero y el que recibirá en especie. Esta libertad en la toma de decisiones se conoce como retribución flexible, el empleado acepta cobrar en especie y además determina la cantidad exacta.

Ventajas de la retribución en especie o flexible

El empleado podría adquirir con su salario todos los bienes o servicios que necesita, entonces, ¿por qué es recomendable acogerse a la retribución flexible? Porque algunos de estos servicios o bienes en especie gozan de grandes ventajas fiscales, estos son las dos principales ventajas del salario en especie:

  1. Pagamos menos impuestos. La retribución en especie se descuenta del salario bruto y esto implica que la base imponible al realizar la declaración de la renta será menor. Además facilita que el tramo del IRPF baje y, por tanto, disminuya también la tributación.
  2. Los productos o servicios incluidos dentro de la retribución flexible están exentos de cualquier tipo de fiscalidad.

Para entender las ventajas fiscales que supone para el empleado la retribución en especie vamos a poner un ejemplo. Un trabajador cobra 26.500€ brutos, sin la retribución flexible pagaría un 15% del IRPF y tendría que hacer frente a todos los gastos ocasionados en bienes y servicios. Si el empleado decide cobrar 19.500€ en dinero y 7.000€ en especie la cuota del IRPF de la nómina disminuiría al 10% y por tanto la retención del IRPF sería menor. Además los bienes y servicios los costearía la empresa.



Si el empleado decide cobrar en especie lo verá reflejado en la nómina, donde se identifica la cantidad retribuida en dinero y aquella que corresponde en la retribución en especie. Además, si el empleado recibe varios tipos de retribución flexible estarán desglosados para facilitar su identificación.

Bienes o servicios exentos de impuestos en la retribución flexible

Existe cierta confusión a la hora de determinar qué bien o servicios formaría parte del salario en especie, pero su principal característica es que debe retribuir los servicios prestados por el trabajador, no se considera retribución en especie a aquellos bienes o servicios que se entregan al empleado para que realice su trabajo. Si el bien o servicio no cubre una necesidad particular y personal no es considerado parte de la retribución. Entre los casos más difícil de identificar como salario en especie se encuentra el coche o el móvil de empresa, ya que se facilitan al empleado con el objetivo de mejorar su trabajo.

Además, si queremos gozar de las ventajas fiscales que tienen la retribución flexible deberemos escoger como bien o servicios aquellos  productos incluidos en el artículo 42.2 de la ley de IRPF:

  • Acciones de la empresa de forma gratuita o un precio inferior marcado en el mercado de valores.
  • Entrega de productos en cantinas, economatos o similares. Aquí se incluye los cheques restaurante o vales de comida.
  • El coste de la guardería de los hijos de los empleados.
  • Pago del bono de transporte público como el tren, bus o metro.
  • Formación relacionado con el puesto de trabajo como cursos o másters.
  • Seguro médico para el trabajador o su familia.

Ahora que ya sabes qué es la retribución flexible, el tipo de productos que podemos escoger y las ventajas fiscales que tienen para el empleado. Toca el turno de realizar números y comprobar cuánto dinero ganaríamos con el salario en especie.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No