Motivos de los proyectos fallidos ¿Por qué fracasa un proyecto?

Motivos de fracaso de los proyectos empresariales

Cuando abordamos un proyecto empresarial nuevo queremos que todo funcione correctamente, se cumplan los plazos de entrega y el cliente quede satisfecho. Pero hay ocasiones que alguna cosa falla y el proyecto se entrega tarde o no cumple con la calidad que habíamos previsto.

¿Por qué un proyecto no convence al cliente? La planificación y gestión del proyecto influye en el éxito del mismo.

Causas del fracaso en los proyectos empresariales

El Director de Proyectos es el encargado de gestionar y coordinar el equipo de trabajo, de él depende que se cumplan los tiempos o prevé algún percance. Pero a su disposiciones tiene diferentes herramientas y recursos para que pueda llegar a la fecha de entrega con el proyecto terminado.



A continuación numeramos diferentes prácticas que si se tienen en cuenta puede lograr un buen seguimiento de proyectos, si se tiene en cuenta lo que hoy os contamos puede ayudar a evitar un trágico final.

Definir las necesidades del cliente

Uno de los principales errores en la gestión de los proyectos es no saber exactamente qué necesita el cliente. Antes de empezar el trabajo es necesario acordar con el cliente cómo será el proyecto exactamente, para ello se utilizan guías de requisitos o presentaciones de proyectos enfocadas a las necesidades del cliente.

Mala planificación o falta de previsión de los proyectos

La planificación es clave antes de abordar un proyecto. Si queremos llegar a buen puerto no podemos ir a la deriva, tenemos que saber cuál es la ruta a seguir y eso se consigue con una correcta planificación del tiempo y los recursos. Antes de empezar un proyecto es necesario planificar las tareas en la gestión del proyecto.

La principal causa de fracaso de un proyecto es establecer tiempos de entrega demasiados ajustados. Si un hito no se cumple se encadena los retrasos y el fracaso se avecina. Los plazos de entrega tienen que ser sensatos y realistas.

Falta de comunicación

Otro gran problema en la ejecución de proyectos es la falta de comunicación entre los miembros del equipo y con el propio cliente. El Director de Proyectos tiene que saber en todo momento qué ocurre por eso el ambiente de trabajo tiene que ser colaborativo. Se utilizan informes de seguimiento del proyecto para comunicar tanto al cliente como a los responsables de la empresa del estado del proyecto.

Formación adecuada del Director de Proyectos

Si un proyecto fracasa puede ser por muchos aspectos relacionados con la gestión del mismo, pero también por la capacidad de liderazgo y toma de decisiones del Director de Proyectos. Es el capitán del barco y tiene que estar atento a posible oleaje que interfiera en el viaje. Hablando en términos directos, gestionar un proyecto requiere de experiencia y formación, no todo el mundo puede abordar un proyecto de grandes envergaduras. El jefe del proyecto tiene que dominar alguna metodología de gestión de proyectos para controlar los plazos de entrega y el equipo de trabajo.

El perfil técnico del Director de Proyectos permite solventar situaciones críticas.