¿Cómo tributa el coche de empresa?

Tribulación vehículo empresarial

¿Compensa tener un coche de empresa a disposición de los empleados? Las empresas ofrecen a sus empleados vehículos corporativos para satisfacer sus necesidades de movilidad. Si un trabajador necesita desplazarse a lo largo de su jornada laboral puede usar las empresas privadas de transportes (como Cabify o Uber) o utilizar un coche de empresa propio. Los vehículos de empresa suponen menos gasto para la compañía, ahorrar en el tiempo de desplazamiento y, además, disponen de grandes ventajas fiscales. ¡Vamos a verlas!

El coche de empresa puede ser utilizado por el trabajador en su jornada laboral o, también pude ser ofrecido como incentivo, usándolo fuera del horario de trabajo. Si ofrecemos el vehículo de empresa a socios o empleados tenemos que tener en cuenta incluirlo como pago en especie en la nómina. Este factor es decisivo a la hora de tributar el vehículo del negocio.

¿Qué impuestos se pagan por un coche de empresa?

Cuando un negocio adquiere un vehículo para uso empresarial podrá contabilizarlo como gasto del negocio. Para ello la factura de compra estará incluida en el libro de facturas recibidas y se deducirán todos los gastos asociados a la compra, así como los costes por el mantenimiento, en el Impuesto sobre Sociedades.

Cuando el vehículo es utilizado también con fines personales es posible contabilizar el gasto de la compra y deducir el Impuesto sobre Sociedades, pero, los costes de mantenimientos tendrán que ser clasificados y deducidos acorde a su naturaleza. Los gastos se clasifican en función del uso efectivo que se realiza con el vehículo, y por norma general se divide en un 50-50%, gasto empresarial y gasto personal.

Cuando el gasto se asocia al uso personal tendrá que tributarse directamente al empelado como retribución en especie. Esto es posible si el uso del vehículo es a manos de un miembro de la plantilla de la empresa, ya sea un socio o trabajador.



En cuanto al IVA del vehículo, será deducible totalmente si el vehículo es de uso empresarial, pero si se usa también a modo personal, solo deducirá el 50%. Se trata de la parte correspondiente al uso empresarial y no al personal.

¿Cómo declarar el coche de empresa?

En el caso de ser trabajador de una empresa y disponer de un vehículo para realizar la actividad laboral es necesario incluirlo en la declaración de la Renta. ¿Sabías que para Hacienda poseer un vehículo de empresa es parte del sueldo del empleado? Efectivamente, los vehículos que la empresa cede al empleado lo hace en calidad de sueldo en especie.

Si el vehículo de empresa es utilizado también para uso personal tendremos que tributar en la Renta únicamente la parte proporcional del gasto personal. Al tratarse de un bien ofrecido por el rendimiento del trabajo se incluye en la casilla 001 de la Renta. Pero, ¿qué cantidad se especifica? Depende de varios factores.

  • Si el vehículo está en nombre de la empresa el uso del vehículo se valor en un 20% del coste de adquisición.
  • Si el vehículo está a nombre del trabajador el 20% se calcula sobre el valor del mercado del vehículo.

Atendiendo a una de estas opciones, se prorratea la cantidad por los días que el vehículo es utilizado como uso particular.

También es posible deducirse un 30% adicional si el vehículo es energético. Si el vehículo no supera las emisiones de CO2 en 120g/km la reducción es del 15%, si por contra son coches híbridos la reducción es del 20%.

 

Como vemos la empresa puede deducir la compra y el mantenimiento del vehículo de empresa, pero si también es utilizado como vehículo personal habrá que retribuirlo en el sueldo del empleado. En este caso el propio trabajador tendrá que declararlo a Hacienda.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No